Consejos para submarinistas novatos

consejos submarinistas novatos

Cuando alguien se hospeda en un camping Costa Brava durante sus vacaciones, es probable que una de las actividades a realizar que se haya planteado sea el submarinismo. Y es una buena elección, dado que las playas de la zona son algunas de las mejores para iniciarse, y que siguen haciendo las delicias de los submarinistas más expertos.

 

Prepárate correctamente

No caigas en el error de pensar que el submarinismo es como cualquier otro deporte, como el running, donde es suficiente con calzarse unas buenas zapatillas y echar a correr. En submarinismo, necesitas una preparación y formación previa con un instructor titulado que te guíe.

No bucees solo

Es una de las reglas que jamás debes romper. Incluso los profesionales más expertos evitan entrar solos bajo el agua. Por lo menos, deberías ir con una persona y no alejarte en exceso de ella. Además, deberías comunicar cada cierto tiempo a tu/s compañero/s que todo va bien.

No aguantes la respiración

Es natural que, de forma involuntaria, contengamos la respiración al sumergirnos. Sin embargo, si llevas un equipo de buceo, por mucho que se trate de un acto reflejo, debes evitarlo. Ten en cuenta que contener la respiración en situaciones en las que no es necesario puede llevar a sufrir lesiones pulmonares o, incluso, ataques de pánico.

Sube más despacio que tus burbujas

El cuerpo humano no lleva bien los cambios bruscos de presión. Así pues, cuando quieras ascender una vez estés bajo el agua, deberás hacerlo lentamente. Una norma que se suele seguir en buceo es subir más lentamente que la columna de burbujas que sale con cada exhalación de aire.

Gafas de buceo, siempre limpias

Bajo el agua, puedes tener problemas para ver a través de tus gafas cuando las lentes se empañan a causa de la diferencia de temperatura entre el agua y tu cuerpo. Para evitarlo, suele usarse saliva propia por dentro de la lente. Puede sonar un poco rudimentario, pero funciona.

Evita movimientos bruscos

Por si no lo sabías, tu cuerpo en el agua es cerca de 800 veces más denso que en el aire, por lo que cualquier mínimo movimiento te resultará más costoso de hacer que en la superficie y, por lo tanto, te cansarás. Así pues, evita movimientos bruscos y moverte demasiado; ahorra energías en la medida de lo posible.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply